viernes, 20 de septiembre de 2013

La globalización jurídica en la edad del terror




La reflexión sobre la globalización actual está necesariamente ligada a la sensación de incertidumbre e inseguridad que vive el mundo de forma real o como planteamiento mediático.

El derecho está llamado a responder a esta cuestión, ya sea validando políticas proteccionistas ante la vorágine globalizadora, creando figuras de internación o intentando crear institutos que puedan permitir la coexistencia armónica de los distintos intereses inmersos en el espacio global.
 
No hay área del derecho que quede excenta del reto global, no debiera existir jurista desentendido de la globalización, en fin, no puede existir una teoría del derecho que en el fondo no sea global.

Y puesto que el derecho está totalmente imbuido en la globalización, y ésta a su vez está supeditada al miedo, entonces el derecho no puede desentederse de esta cuestión, o reacciona contra el miedo generando más miedo, o cae en cuenta que se trata de un tinglado que está llevando a la humanidad a reaccionar contra sí misma, el miedo es un estado ánimico necesario para reaccionar ante el peligro, pero aquí la cuestión es ¿qué tan real e inminente es el peligro? Ciertamente el cambio climático es un peligro real e inminente, pero no es eso contra lo que reacciona el derecho sino más bien contra un supuesto enemigo que venido de la perferia se encuentra en la puerta de la civilización dispuesto a destruirla, y en muchos casos ha logrado ya infiltrarse y hay que destruirlo de inmediato. El Miedo entonces hace tomar decisiones precipitadas y que de otro modo no tomaríamos. Un derecho de emergencia para un peligro construido en un laboratorio de la política global. Y si ha de globalizarse el miedo ¿porque no globalizamos la capacidad de asociarnos para dar una mejor respuesta?

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario